Es diciembre y en Jaén es época de recolección de aceituna.

Hace unos días recibimos el aviso de una cuadrilla de aceituneros a los que se les acercó esta galguita pidiendo comida y calor humano. No dudaron en recogerla y ya está con nosotros. La hemos llamado Mariló. Estaba aterida de frío y muerta de hambre. No está identificada.

Queremos dar las gracias a esos aceituneros, gente buena de la España rural, que se preocuparon en retenerla, a pesar de estar trabajando, y pidieron ayuda. También a Antonio por ir tan rápido como pudo a por ella.

Mariló está recuperándose y pronto estará en adopción.

¡Bienvenida a tu nueva vida galguita aceitunera!

Pin It on Pinterest