12 de mayo de 2008 – 25 de mayo de 2010

Te adoptamos después de un año de vida y maltrato.

Pero poco a poco confiaste en nosotros para darnos todo tu cariño.

Nos habría gustado disfrutar muchos más años de ti pero no pudo ser.

Eras tan bueno que no nos enteramos de tu enfermedad hasta que no tuvo remedio.

Perdónanos Sete, gracias por tu compañía.

Siempre serás uno más de la familia.

Nunca te olvidaremos.

Antonio y Lorena

Share

Pin It on Pinterest