Hoy Mery ha recibido su segunda sesión de acupuntura para mejorar su maltrecha patita, la herida de su operación ha curado muy bien.
Quedan aún las heridas por presión donde se le veían los dos huesos, pero poco a poco van cerrando.
Su miedo ha mejorado, con su familia de acogida se encuentra segura, otra cosa son los extraños que la intranquilizan mucho.

Es un cielo de galga la cual ha sufrido mucho y nos toca curar sus heridas físicas y las de su alma, y esas son las que más nos cuesta.

Si puedes ayudarnos a costear su curación clica aquí.

Gracias ❤️

Pin It on Pinterest