Noa llegó a su casa de acogida en un estado de bloqueo total. Ahí donde la dejaban, ahí se quedaba, paralizada.
Gracias a sus papis de acogida, y a su hermano perruno, Lur, empezó a mejorar y a perder sus miedos.

Ahora Noa está con sus papis Sergio y Maialen, y con su nueva hermana Simba, está así de guapa.

¡Muchísimas gracias familias y felicidades Noa, nos encanta verte feliz! 🧡🎉

Pin It on Pinterest