Hola amigos!!

Esta es Musa, nuestra y vuestra Musa; es uno de los perros del decomiso que se hizo en Andalucía en verano del 2012 (no conozco mucho su historia ni su pasado, pero tengo todo su presente y futuro que es lo que me importa) llegó a nosotros como acogida hace un año y medio y como podéis ver por las fotos era imposible dejarla marchar :). Podría contaros mil cosas de ella que hacen que para nosotros sea única: que tiene como manía bajarse del sofá y meterse en nuestra cama todas y cada una de las noches a partir de las cinco de la mañana, y tienes que abrirle las mantas invitándola, si no se queda dando vueltas alrededor, se mete hasta el fondo, se apoya en nuestros pies y cuando se asfixia sale a respirar un poquito y vuelve a sumergirse; también le encanta apoyar su cabecita de flecha en cualquier parte de tu cuerpo que pille a mano… si te agachas para acariciar a uno de sus hermanos te pone la cabeza en la espalda, si estás hablando y agitando las manos… zasca.. cabeza en la mano; va pasando el tiempo y cada vez se va entregando más y más, es como una deliciosa cebollita a la que tienes que ir sacando poco a poco capas de desconfianza.

Musa es increíble, pero lo que más me encanta y sorprende es la unión que tiene con Nelo uno de sus tres hermanos perrunos, cuando Musa entró en nuestra familia Nelo llevaba un año con nosotros, era un perro que pasó desde cachorro hasta los dos años en la calle, y tenía muchísimos miedos fuera de su entorno cercano a los que respondía atacando. Fue verse y compenetrar enseguida… (también con las otras dos peludas pero como son muy muy abuelitas van a otro ritmo) Nelo se ha vuelto su caballero andante y Musa tira mucho del rol de damisela; cada vez que vamos paseando y alguien intenta acercarse a acariciarla Nelo se mete en medio y si tiene que ladrar para ahuyentarlo pues se ladra! cada vez que Musa le tiene miedo a algo saca unos lloros de mimosita muy graciosa y ahí va don Nelo al rescate. Todas las mañanas le da un repasito por toda la cara, le lame los ojos y las orejas durante cinco minutos y Musa quietiña y con una cara de gustito…Y lo mismo cuando llueve, sabe que al llegar, antes de que nos de tiempo a pasarles la toalla, le toca lenguetazo de Nelo durante cinco minutos. Y nada de separarlos en el paseo para hacer recados, Musa queda descolocada y Nelo se va tirando y llorando por todo el camino.

Me encanta tener a nuestro particular Romeo y Julieta en casa!! Es la relación más bonita que tengo el gusto de conocer y compartir.

Ale pues ya me he desahogado con vosotros! Muchas gracias por ponerla en nuestra vida!

img01
img02
img03
Share

Pin It on Pinterest