27 de Noviembre de 2011 – 18 de Septiembre de 2013

Lucas, aún no nos podemos creer lo que ha pasado, que ya no vayas a estar correteando por el jardín con Chester o cotilleando por las ventanas para ver qué pasa dentro de casa.

Viniste a nuestra casa de la mano de Dani hace casi un año y enseguida te ganaste a tres admiradores. A Ron, el gato, le costó un poco más confiar en ti, pero al poco tiempo estabais pegando carreras por el pasillo.

Nos has enseñado que con cariño, paciencia y dedicación se superan las malas pasadas. Por eso tenemos que pensar en tu ejemplo para poder afrontar tu ausencia día a día. Nos queda el consuelo de pensar que has sido feliz desde que Galgos 112 te rescató, primero con Dani y su familia y luego con nosotros. Sobre todo desde este verano con todo el jardín para correr y escarbar hoyos bien profundos en el césped… Y de que tu corta vida no empezó con muy buen pie pero entre todos conseguimos enderezarla y permitirte disfrutar del cariño que te mereces.

Ha sido un regalo conocerte y poder cuidarte, verte evolucionar desde la timidez y distancia del principio hasta convertirte en el podenquito sociable y cariñoso que nos reclamaba mimos acercando tu morro a nuestra pierna o directamente con tu patita. Gracias por estos meses de alegría y amor, ojalá hubiéramos podido disfrutarte más tiempo.

Te vamos a echar mucho de menos, en especial Chester que aún te busca por el jardín.

Te queremos, amigo. Siempre te querremos.

Jaime, Marián
Chester y Ron

Pin It on Pinterest