Viniste como si fueras un “Juguete de cristal” para alguien que no te merecía ni de lejos; te adoré desde mismo momento en que te saqué del trasportín y te cogí en brazos, al abrazarte me conquistaste, me miraste, confiaste, nos hicimos amigas y te adopté en mi corazón y tú me aceptaste y también me adoptaste.
Sé que en tu gran amor y generosidad nunca me has tenido en cuenta que no supiese hacerlo mejor cariño; estuve todo lo que pude a tu lado, te vigilé, me hice más amiga de “él” (aun sintiendo un asco superior a mis fuerzas cuanto más le conocía) para poder quedar cada día y pasear contigo, verte, seguir tus constantes travesuras –buscando explicaciones y justificando ese comportamiento-, cansarte y correr con juegos, quererte con toda mi alma y velar por ti. Implicar a mis amigos para hacer grupo en el que “él” se motivara y divirtiera sacándote de paseo cada noche de ese invierno… Jamás he pasado tanto frío pequeña! Le (te) ayudé tanto como supe y fui capaz; su hermana era nuestra cómplice y te quería con locura, y cuándo “él” se distanció de mí porque acabamos enfrentándonos por defenderte y justificarte cuándo me dijo que ya no te quería en su casa, ella se encargó de vigilar que nada malo te sucediese.
Mi amor, jamás pensé ni sospeché que te dejaría tirada en una Protectora casi de un día para otro, en la que por suerte ni llegaste a entrar en jaula alguna; estábamos avisados por nuestra cómplice y desde nuestra Protectora que está y estaba dirigida por unos seres maravillosos, nos avisaron enseguida (incluso antes de que “él” abandonara el recinto) y te fuimos a buscar… Te calmaste en tu angustia y desesperación en cuanto me viste, pero no podías quedarte conmigo porque no había espacio en casa, era imposible, y “él” vivía enfrente y tú le adorabas y amabas aunque te gritara, despreciara y seguro te pegara.
Rafa te vino a buscar y después de destrozar unas cuantas puertas por tu estado de angustia al sentirte abandonada y sin ningún referente conocido para ti, llegaste a l’Hostal Gómes, el mejor sitio del mundo mundial, con el mejor humano que podías conocer y él que te entendió y te calmó te enseñó a confiar de nuevo en las personas y empezaste desde entonces a “vivir” la mejor experiencia de vida con que la ésta te podía recompensar por todo lo pasado en tu primer año y medio de vida y poderlo así olvidar.
Joan tu humano con un corazón y una paciencia increíble, infinita y grande sin igual, te supo querer, te supo comprender, te enseñó, te cuidó, te recompuso poco a poco ese grandísimo corazón roto en pedacitos y te dio la mejor vida que un ser con un corazón tan intenso y noble como el tuyo pudiera jamás soñar y desear. Te tocó la lotería, cariño!
Esta madrugada, has cerrado tu circulo vital y te has marchado, rápidamente y sin hacer ruido; por culpa de esa terrible enfermedad que acostumbra a no dar la cara hasta que es demasiado tarde y que arrebata la vida sin piedad, nos destroza ésta sólo con tener a alguien cercano con ella, tememos hasta nombrarla, y a quién la sobrevive le estremece darse cuenta de que es un milagro sólo el respirar.
Los que te queremos y conocíamos estamos desolados, muy tristes y a la vez felices de saber y haber podido vivir cómo por fin encontraste un lugar en donde podías querer en toda tu intensidad, en donde te sentías amada, en donde te sentías respetada, en donde eras feliz, en donde te protegían y en donde nadie te maltrataba por tus ocurrencias y travesuras.
Adiós amor mío, allá dónde estés vuela alto, sin ninguna limitación, corre, juega y sigue siendo todo lo feliz que has sido en tu vida terrenal.
Te quiero, siempre te llevaré en mi corazón, y sé que siempre cuidarás de nosotr@s. D.E.P.
-Pilar

Un abrazo muy grande para su papi Joan ❤️gracias por querer y cuidar tanto a nuestra dulce Greta.
Llevamos unos días muy duros son muchos los que empezaron con nosotros está andadura y nos han dejado.
Greta corre feliz en el cielo de los perros, dile a tus compañeros que no les olvidamos y que nos reencontraremos. ❤️

Gracias Pilar 💔

Pin It on Pinterest