Freddy lo tenía todo: guapo, sano, sin miedos, sociable con todo el mundo… pero le ha faltado una cosa: la suerte.
Llegó a nosotros hace casi cuatro meses y en todo este tiempo nadie se fijó en él, ni una sola persona mostró interés por saber cómo era y adoptarlo. Freddy era de esos galgos perfectos pero que necesitan la compañía de otro perro para estar bien. Nosotros recibimos bastantes solicitudes de adopción de familias que no tienen otro perro en casa, pero son pocas las familias que ya tienen perro y están dispuestas a adoptar a otro. O familias dispuestas a tener paciencia hasta que los perros que no saben estar solos se acostumbren a estarlo.

Su mala suerte ha continuado hasta el final: el pasado martes sufrió un accidente del que salió malparado, creíamos que no lograría pasar la noche pero luchó y lo consiguió; al día siguiente, durante una cirugía necesaria para salvarle la vida, casi al final de la intervención su corazón se paró.
Lo sentimos mucho Freddy 💔 no ha sido justo lo que te ha pasado, queríamos que tuvieras la mejor familia pero no ha sido posible.

Buen viaje guapo, no te vamos a olvidar.

DEP

Pin It on Pinterest