Farah es una galga con suerte, llegó acogida a casa de Riecky en la sierra de Jaén. Allí ha crecido y se ha recuperado junto a sus otros galgos. Finalmente Riecky no ha podido dejarla marchar y Farah ya es una más de la familia.

¡Gracias Riecky por adoptar primero y después abrir tu casa para acoger siempre que algúno lo ha necesitado! ❤️

Pin It on Pinterest