2004 – 14 de junio de 2012

Bender, amigo, ya has cruzado el arco iris y estás en el cielo de los perros. Viniste para que te ayudaramos y el que nos ayudaste fuiste tú, en especial, a mí, me ayudaste a recuperar mi corazón tocado.

Gracias a tu carácter y tu amor pudimos conocer gente maravillosa, desde la familia de Galgos 112, hasta personas anónimas que se paraban por la calle para admirarte y darte un poco de cariño.

Sé que gracias a ese amor y bondad que derrochabas con todos, le has abierto la puerta de la felicidad a otros galguitos, en especial, a tu hermanita Leela…

Pero te has ido demasiado pronto y demasiado rápido, dejándonos huérfanos de tu presencia, de tu amor, de tus ojos color miel…con el corazón roto.

Los antiguos decían que cuando se va una persona a la que quieres, se lleva una parte de tu espíritu con él, y una parte del suyo se queda contigo.

Yo me quedo con eso, sé que siempre estarás un poquito conmigo, formando ya parte de mi para siempre, pequeño, mi niño…

Sé que no sólo fuiste cuidado, querido y mimado, sé que conseguiste ser feliz.

Tu papi, tu hermanita Leela y yo ya te echamos mucho de menos. Leela está desorientada, perdida sin ti, cada vez que entra en casa te busca por todas las habitaciones, pero tu ya no estás y a mí me duele tanto explicárselo…

Corre feliz, pequeño, AMIGO, corre con el viento, como a ti tanto te gustaba…Sé que volveremos a vernos, y que nos estarás esperando, mientras tanto mil besos amor, la mami te seguirá queriendo…

Share

Pin It on Pinterest