Hará 9 años el 20 de Diciembre que llegó Bat a nuestras vidas, una cachorra indefensa, desnutrida y habiendo sufrido la amputación de sus orejitas y positiva en Leishmania.
Tenía muchos miedos, pero eso no le impidió ser una podenco feliz, solo había que mirar a sus ojos color miel para ver toda esa vitalidad, superó todo lo físico y emprendió su camino… Porque aquella historia ya no importa.
Cuando la adoptaron parecía que estuvieran esperándola a «ella».
Encajaron en el primer minuto con su compañero Jako y sus hermanos gatunos.
4 años de felicidad… hasta que empezó su epilepsia.
Jamás vi intentar tratamiento… tras tratamiento, siempre buscando su felicidad y mejoría.
Pero en sus temporadas buenas, Bat, seguía siendo la podencona traviesa que lo mismo te hacía reír, que hacer un maratón de obstáculos tras ella.
Pero los obstáculos los pone la vida. Se fue de la manera menos esperada y la palabra que más tememos… cáncer.
Ana ❤ fuiste una madre coraje, te agradecemos todo lo que hiciste por la princesa. Son muchas las personas que la conocían y la mejor manera de recordarla es con este gran regalo que nos hiciste.

FOREVER BAT ❤🌈

Pin It on Pinterest