Agosto de 2010 – 3 de marzo de 2011

Que decir de Archi, nuestro pequeño ángel… Cuando lo adopté, lo hice ilusa de mi pensando que le ayudaba especialmente porqué estaba “lisiado” y que nadie lo querría… que equivocada estaba… él nos ha enseñado que detrás de ese perro “lisiado” había un ser lleno de luz. Sólo hacía falta simplemente mirarlo con los ojos del amor. De ese amor que él rebosaba, sentir como él sentía, vivir como él vivía. Cualquiera se hubiera enamora de él, cualquiera, sólo hacía falta estar junto a Archie.

Nunca pensé que podríamos quererte así, nunca pensé que podríamos sentir esto… y jamás pensamos ni por un momento en que partirías tan pronto.

Aquí dejas a tu familia humana y perruna vacía. Adrià no para de hablar de ti, y de decir que ya estás con Jesús y que él te cuidará y nadie nunca más te hará daño. Nos falta tu alegría y la chispa que hacía que todos volviéramos a ser niños otra vez. Estarás siempre en nuestro corazón, mi pequeño ángel. ”

GRACIAS POR TANTO Y PERDÓN POR TAN POCO.

Share

Pin It on Pinterest